Palacios árabes de la Alhambra (Granada) (Descripción Ampliada).

DESCRIPCIÓN AMPLIADA

Éste es el corazón de la Alhambra. En los cien años que siguieron a la muerte de Mohamed Ben-Nazar sus sucesores completaron una gran muralla que cercaba la ciudadela y comenzaron a construir el complejo de palacios que albergaría su dinastía. Los palacios construidos, uno tras otro, por una sucesión de sultanes son únicos.

Cada gobernante quería construir un nuevo palacio, o al menos a renovar palacios ya existentes para dejar su impronta. Así que tenemos una secuencia de diferentes edificios que de forma gradual van llenando el espacio y crean toda una red de palacios dentro del propio complejo de la Alambrada. Juntos, estos palacios forman uno de los complejos, todavía en pie, más impresionantes de Europa y para protegerlos, es para lo que se diseñó la Alhambra.

El núcleo principal de la Alhambra es el Palacio de Comares constituía la residencia oficial del monarca, y está compuesto por un conjunto de dependencias agrupadas en torno al Patio de los Arrayanes, con galerías porticadas en los extremos. Se debe a Yusuf I. Consta de cuatro partes diferenciadas. Si comenzamos por el Oeste, a la izquierda, nos encontramos con La Madraza de los Príncipes, más a la derecha el llamado Patio de Machuca, el Mexuar con el Patio Dorado y el Patio de la Alberca con los baños y el Patio de la Reja. En el Patio Dorado encontramos la fachada de acceso a este palacio, de gran belleza y construida por Mohammad V, hijo de Yusuf I. La decoración es muy rica en toda la fachada, con zócalo de cerámica, y yeserías, destacando el bello alero de madera.

El Mexuar espacio destinado a la administración de justicia es obra de Ismail (1314-1325), Las cuatro columnas centrales atienden al estilizado modelo nazarí que se repite en todos los palacios: fuste de mármol rematado en anillos, y capitel de ascendencia almohade, con una sección inferior cilíndrica y otra superior cuadrada de diversa ornamentación, que en este caso conserva parte de la policromía. Sobre el entablamento se elevaba un cuerpo superior con ventanas, sustituido en el siglo XVI por un artesonado morisco, cuando se añadió la planta alta y se convirtió la sala en capilla. El Patio del Cuarto Dorado, enlace del Mexuar con el Palacio de Comares, fue muy alterado al adaptar las estancias contiguas para residencia de Carlos V.

El Patio de los Arrayanes se convierte en un modelo del patio hispanoárabe, debido a su armonía y por su serena combinación del agua con la arquitectura. Este patio es de una extensa planta rectangular, su nombre procede de los macizos arrayanes o mirtos que bordean la alberca central. El agua, que mana suavemente de los surtidores que hay en sus extremos, forma un espejo en el que se reflejan el cielo y los elegantes volúmenes del palacio.

El Palacio de Carlos V, se encargó de las obras el arquitecto Pedro Machuca, quedando finalizadas en 1635. El edificio es de cantería y mide 63 m de lado 17,4 m de altura, su trazado es irregular, dado el patio circular que se halla inscrito en su interior. La sobriedad del primer cuerpo realza la esplendidez escultural del segundo. Las dos grandes portadas son de mármol gris y de lo más bello del Renacimiento español al igual que el gran patio circular, construido por Machuca 1557 a 1568. Su amplio círculo tiene 31 metros de diámetro y está rodeado de un ancho pórtico con 32 columnas dóricas. Las de la segunda galería son de orden jónico. Desde las terrazas de este edificio se domina en toda su amplitud el gran bosque de la Alhambra. Allí se ubica el Museo de la Alhambra, con restos y piezas encontradas en sus permanentes excavaciones, y el Museo de Bellas Artes.

Los Jardines del Generalife constituían la residencia de placer de los reyes moros, el palacio debió ser levantado a mediados del s. XIII, su parte más importante es el ensoñador Patio de la Acequia, todo su centro esta ocupado por un plácido canal donde juegan toda una variada gama de surtidores. Por una moderna escalinata de piedra se accede a la parte alta de lo jardines, bellísimo conjunto, que forman hacia el río Darro unos verdaderos jardines colgantes. Ofreciendo bellísimas vistas, como la que se contempla desde la llamada Silla del Moro. En las laderas de este vergel de ensueño quedan restos de palacios y residencias de riqueza insuperable, tales como el Palacio de Delharosa y el de los Alixares.



BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA Y DOCUMENTOS

BIBLIOGRAFÍA

BERMÚDEZ LÓPEZ, J; La Alhambra y el Generalife, Madrid, 2010.
GALLEGO, A. Granada. Guía artística e histórica de la ciudad. Fundación Rodríguez-Acosta. Madrid, 1961
GRABAR, O; La formación del arte islámico , Madrid, 1979.
GRABAR, O; La Alhambra : iconografía, formas y valores, Madrid, 2003.
GRABAR, OLEG; La Alhambra. Madrid, 2006
JURI, AMIRA; El Multiculturalismo en el arte hispanomusulmán: La Alhambra, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Tucumán, 2007.
LLEÓ MORUGÁN, J; Esencias arquitectónicas y simbolismo de "La Roja". Otra manera de mirar la Alhambra, Madrid, 2010.
MALPICA CUELLO, A; La Alhambra, ciudad palatina nazarí. Málaga, 2007.
VVAA, Tesoros de España. Jardines artísticos. Madrid. 2000.

YOUTUBE
https://www.youtube.com/watch?v=1nQOvx1I5iE (7:52 min.)
https://www.youtube.com/watch?v=wUU4oGlbqsY (5:00 min)