6 - Música

En los inicios de la formación reglada, el aprendizaje musical fue uno de los aspectos más cuidados en la educación de los alumnos ciegos pues la música se consideraba una de las mejores salidas profesionales.

A mediados del siglo XIX surgen en España dos sistemas musicográficos que se desarrollaron paralelamente a la implantación del braille: el llorens y el abreu. El primero se debe a Pedro Llorens y Llatchós (?-1894), profesor vidente de la Escuela Municipal de Ciegos de Barcelona, que lo concibe a partir de las letras mayúsculas del alfabeto romano, aunque en muchos signos sufren una gran simplificación.

El segundo, obra de Gabriel Abreu Castaño (1834-1881) músico ciego, alumno y profesor del Colegio Nacional de Ciegos de Madrid, está basado en el sistema braille, al que añadió dos puntos más: los cuatro superiores se utilizaron para representar las notas y los cuatro inferiores para expresar los valores de aquellas.