7 - Matemáticas

Introducción
Uno de los problemas que más preocupaba a los profesores de alumnos ciegos
era la enseñanza de las matemáticas y, en concreto, la adecuación de las herramientas disponibles.

Se empezó utilizando pautas o regletas braille aunque su lectura presentaba el inconveniente de obligar a dar la vuelta al papel a medida que se ejecutaba una operación. El aparato pando y la regleta blanco fueron intentos, en diferentes épocas, de paliar este problema. Tanto uno como otro están basados en el sistema braille.

Otro instrumento de cálculo que aparece muy tempranamente son las cajas de matemáticas, cuya tapa y base se utilizan para almacenar y ejecutar las operaciones matemáticas. Estas cajas sufren una evolución, en cuanto a los materiales y el tipo de numeración, paralela a la del resto del material pedagógico: de las primeras cajas de madera con números árabes sobre tipos de plomo, se pasa a utilizar tipos de plástico rígido pero con los números en braille, hasta llegar a los cubaritmos articulados con los que se consigue una gran flexibilidad.

Aunque en menor medida, también se utilizó el ábaco sorobá, de origen japonés, adaptación de Joaquín Lima de Moraes para su utilización por personas ciegas.