11 - Máquinas para estenotipia

En España se utilizó el sistema Congomar para la escritura taquigráfica desde 1935, fecha del primer método de este sistema para videntes; tanto este método, como otros que se encontraban en el mercado por aquellas fechas, tienen su origen en la obra de Francisco de Paula Martí que, en 1803, introdujo el primer método de taquigrafía, traducción del sistema inglés de Samuel Taylor.

En 1946 aparece una versión para personas ciegas utilizando la signografía abreu.
La estenografía y la mecanografía constituyeron históricamente una de las
ocupaciones más generalizadas entre las personas ciegas. En la actualidad
el braille utilizado en los distintos sistemas taquigraficos, mecanizados
o no, utiliza el séptimo y el octavo punto, a fin de amumentar la rapidez
en la transcripción de la locución verbal.

En las máquinas para estenotipia adaptadas se sustituyó el carro por un dispositivo de transporte de tiras de papel. El usuario ciego puede escribir ininterrumpidamente sin tener que detenerse a cambiar de línea ni el papel.