13 - Libro hablado

Reino Unido fue pionero en poner a disposición de las persons ciegas las tecnologías sonoras. Hacia 1955, el ingeniero inglés John Adam promovió la idea de utilizar magnetófonos simplificados como herramientas para escuchar textos, dando lugar al Libro Hablado Británico. Su sistema se extendió a otros países: en España el Libro Hablado se fundó en 1962, adquiriendo al Royal National Institute for the Blind los materiales necesarios. Conocido como Sistema A, la encargada comercializarlos fue la marca Clarke and Smith y, en España, estuvo vigente hasta 1970.

En 1970 la ONCE adquirió a misma firma el nuevo sistema de reproducción, denominado B, que ya estaba funcionando en el Reino Unido. De menores dimensiones y peso, paulatinamente fue sustituyendo a los magnetófonos del sistema A.

A partir de 1980 el Libro Hablado contó con el sistema C. Se denomina sistema C aquel que utiliza cintas de casette normalizadas, si bien éstas se graban a cuatro pistas y a la mitad de la velocidad habitual.